Tecnologías Digitales Avanzadas

Hola, me llamo ANDI

ANDI: Respira, suda y camina.

¿Qué ocurre en el cuerpo humano durante un golpe de calor? ¿Cómo los humanos pueden protegerse con el aumento de las temperaturas?

El desarrollo de robots maniquí son modelos con forma humana que ayudan a simular escenarios médicos, quirúrgicos o clínicos. Thermatrics es una empresa de tecnología de medición térmica que fabrica un robot a medida para la Universidad Estatal de Arizona (ASU). Advanced Newton Dynamic Instrument, o ANDI, es el primer robot maniquí térmico del mundo que respira, suda y camina en interiores y exteriores. El alarmante cambio climático impulsó a los investigadores a crearlo. Un robot capaz de soportar casos extremos de calor. ¿Qué hace que este robot maniquí no sea como los demás?

Thermetrics ha creado 10 robots que logran sudar, pero ANDI es el único con la capacidad de poder ser sometido a altas olas de temperaturas

Puede imitar las funciones térmicas del cuerpo humano en 35 superficies con sensores de temperatura, flujo y poros de sudor. Konrad Rykaczewski, profesor asociado de la Escuela de Ingeniería de la Materia, el Transporte y la Energía, aborda la importancia de aprender del robot maniquí. Además, también puede proporcionar una mejor comprensión de cómo afecta el calor al cuerpo humano. Sorprendentemente, sus funciones se limitan a generar calor, temblar, caminar y respirar.

Cuesta alrededor de medio millón de dólares (451.000 euros) y puede simular cualquier edad, fisionomía, condición física o médica, por lo que su utilidad es amplia y versátil. Los científicos pueden utilizarlo para estudiar diferentes actividades como correr o para monitorear diferentes partes como los órganos.

También se estudia la posibilidad de crear versiones para segmentos más específicos como los puestos de trabajo en relación con la temperatura, mejorando las condiciones legales o proponiendo la ropa más idónea.

ANDI

Los investigadores de la ASU están poniendo a prueba ANDI y MRTy (el robot de calor biometrológico de temperatura radiante media de la ASU). Empiezan simulando situaciones de exposición al calor en una cámara de calor desarrollada que puede alcanzar los 140 grados Fahrenheit. A partir de los ensayos, “MaRTy puede decirnos cómo modifica el entorno construido la cantidad de calor que llega al cuerpo, pero MaRTy no sabe lo que ocurre dentro del cuerpo. MaRTy mide el entorno y luego ANDI puede decirnos cómo puede reaccionar el cuerpo”, afirma Ariane Middel, profesora adjunta de la Facultad de Artes, Medios de Comunicación e Ingeniería.

Este dúo dinámico descubrirá nuevas perspectivas para los investigadores. Sin embargo, ANDI puede ofrecer mucho más. Como tiene canales de refrigeración internos, el agua fría circula por todo su cuerpo para mantenerlo fresco frente a condiciones de calor abrasador. Esto proporcionará a los investigadores una mejor comprensión de la hipertermia, que está afectando al creciente crecimiento de la humanidad global.

Herramientas como estos robots son fundamentales para que la ciencia aporte soluciones y proponga nuevas posibilidades para las personas ante la subida de las temperaturas, en un contexto en que cada vez son más comunes las temperaturas elevadas.

Un comentario en "Hola, me llamo ANDI"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *