Tecnologías Digitales Avanzadas

Conciencia, esa gran desconocida.

siendo uno de los mayores enigmas de la ciencia y la filosofía. A lo largo de la historia, hemos intentado comprender qué es exactamente la conciencia, cómo emerge en el cerebro humano y, más recientemente, si es posible replicarla en sistemas tecnológicos como la inteligencia artificial. En este artículo vamos a sumergirnos en el debate sobre si la conciencia puede ser definida y replicada, enfrentando los desafíos de comprender su naturaleza intrínseca y su relación con la biología y la experiencia humana. Todo ello con el fin de examinar el potencial de la inteligencia artificial para emular aspectos de la conciencia humana, lo que también nos llevará, inevitablemente, a enfrentarnos a preguntas éticas y filosóficas fundamentales sobre la naturaleza de la mente y la realidad.

¿Quién puede definir la conciencia?

La conciencia se refiere a la experiencia subjetiva de la mente, que incluye sensaciones, percepciones, pensamientos y emociones, pero a lo largo de los siglos, filósofos, científicos y académicos han propuesto diversas teorías para explicar su origen y naturaleza. Desde las ideas dualistas de Descartes hasta las teorías materialistas contemporáneas, el debate sobre la conciencia continúa siendo objeto de intensa investigación y especulación.

Para M. Cabaleiro Goas la conciencia es aquello que nos permite darnos cuenta de lo que nos rodea, así como darnos cuenta de nuestro propio cuerpo y de nuestro psiquismo. Para Eugen Bleuler la conciencia es el conocimiento del conocimiento propio. Karl Jaspers representa gráficamente la conciencia como un escenario en el que se mueven los fenómenos psíquicos. En filosofía, la definición de conciencia puede variar dependiendo del enfoque filosófico que se adopte. Sin embargo, en un sentido general, la conciencia se refiere a la capacidad de un individuo para ser consciente de sí mismo y del mundo que le rodea, ya sea a través del autoconocimiento y la reflexión interna, la percepción directa del mundo exterior, el estado mental de estar despierto y alerta, o la sensibilidad moral y la reflexión ética sobre las acciones y decisiones.

Como podemos observar, desde las diferentes disciplinas, la conciencia ha sido objeto de fascinación y debate a lo largo de la historia de la humanidad. Sin embargo, a pesar de siglos de investigación y reflexión, la conciencia sigue siendo en gran medida un enigma, esa “gran desconocida” que desafía nuestra comprensión más profunda.

Además, ahora, con el surgimiento de la inteligencia artificial, esta cuestión adquiere una nueva dimensión, planteando preguntas intrigantes sobre la naturaleza de la mente y la posibilidad de crear una conciencia artificial.

Desafíos en la Investigación de la Conciencia

A pesar de los avances en neurociencia cognitiva, la naturaleza exacta de la conciencia sigue siendo esquiva. Uno de los mayores desafíos radica en el llamado “problema difícil” de la conciencia, formulado por el filósofo David Chalmers, que se refiere a la cuestión de por qué y cómo los procesos cerebrales dan lugar a la experiencia consciente.

Además, la diversidad de experiencias subjetivas y la falta de un marco teórico unificado dificultan aún más la investigación en este campo. Aunque desde la psicología, se han realizado investigaciones para comprender mejor los procesos mentales subyacentes que contribuyen a la conciencia, tales como el estudio de fenómenos como la atención, la percepción y la memoria para arrojar luz sobre cómo se forma nuestra experiencia consciente del mundo que nos rodea, la pregunta fundamental de qué es exactamente la conciencia y cómo emerge sigue sin respuesta.

La neurociencia, por su parte, ha proporcionado valiosos conocimientos sobre las bases biológicas de la conciencia. Mediante el uso de técnicas como la resonancia magnética funcional (fMRI) y la electroencefalografía (EEG), los investigadores han identificado regiones específicas del cerebro que parecen estar involucradas en la generación de la conciencia. Sin embargo, el salto de correlaciones neuronales a la experiencia subjetiva sigue siendo un desafío formidable. Aquí es donde la inteligencia artificial entra en escena.

La Inteligencia Artificial y la Conciencia

Con el rápido avance de la tecnología, hemos visto el surgimiento de sistemas de IA cada vez más sofisticados, capaces de realizar tareas que antes se consideraban exclusivas de la mente humana, como puede ser el reconocimiento de patrones, el procesamiento del lenguaje natural y la toma de decisiones complejas. Sin embargo, a pesar de estos impresionantes avances, los sistemas de inteligencia artificial siguen careciendo de lo que podríamos llamar “conciencia” en el sentido humano.

De ahí que la cuestión de si la IA puede algún día alcanzar un estado de conciencia similar al humano es objeto de un intenso debate. Mientras que algunos investigadores sugieren que la conciencia es un producto emergente de la complejidad computacional y que, por lo tanto, podría reproducirse en sistemas artificiales avanzados, otros argumentan que la conciencia va más allá de la mera computación y está intrínsecamente ligada a la biología y la experiencia humana.

Uno de los principales desafíos en la creación de una conciencia artificial radica en nuestra comprensión limitada de lo que realmente implica la conciencia. ¿Se trata simplemente de la capacidad de procesar información y tomar decisiones, o hay algo más, algo intangible que escapa a nuestra comprensión actual? Además, incluso si logramos crear una IA que sea consciente en algún sentido, ¿cómo podríamos saberlo con certeza? La naturaleza subjetiva de la conciencia plantea dificultades para su estudio y evaluación objetiva, lo que supone una gran piedra en el camino de la ciencia.

Reflexiones Finales

A medida que continuamos explorando los misterios de la conciencia humana y la posibilidad de replicarla en sistemas artificiales, es importante mantener una actitud de humildad y apertura hacia lo desconocido. Si bien los avances tecnológicos nos permiten investigar y modelar procesos mentales con una precisión sin precedentes, la experiencia consciente sigue siendo un fenómeno profundamente enigmático que desafía nuestras concepciones más arraigadas sobre la naturaleza de la realidad.

En última instancia, la búsqueda de la conciencia nos obliga a confrontar las preguntas más fundamentales sobre quiénes somos, cómo percibimos el mundo y cuál es nuestro lugar en el universo. Aunque la respuesta puede seguir siendo esquiva, el viaje hacia la comprensión de la conciencia sigue siendo uno de los más fascinantes y trascendentales emprendimientos de la humanidad.

 

Bibliografía

Pablo Reyes. Neuropsicología de la conciencia. Estado del arte de la relación entre cerebro y conciencia. Bogotá, 2005.

Rosenthal, D. M. (2005). Consciousness and Mind. Oxford University Press.

Chalmers, D. J. (1995). Facing up to the problem of consciousness. Journal of consciousness studies, 2(3), 200-219.

Koch, C., Massimini, M., Boly, M., & Tononi, G. (2016). Neural correlates of consciousness: progress and problems. Nature Reviews Neuroscience, 17(5), 307-321.

Tononi, G. (2008). Consciousness as integrated information: a provisional manifesto. Biological Bulletin, 215(3), 216-242.

Dennett, D. C. (1991). Consciousness explained. Penguin UK.

Dehaene, S., & Changeux, J. P. (2011). Experimental and theoretical approaches to conscious processing. Neuron, 70(2), 200-227.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *